jueves, 10 de enero de 2008

4. Trío Luminar - Mozart: Trío Sonata













Hay que decir que en la Argentina existen los buenos intérpretes de música académica, tanto como los buenos compositores, en una tradición que a pesar de no ser tan extensa como la europea, por obvias razones históricas, ofrece de todos modos nombres de gran relevancia. Si estos intérpretes y estos compositores no son más difundidos, es en buena medida debido a que la industria discográfica local ha tenido la costumbre de replicar lanzamientos internacionales antes que priorizar las ediciones propias. Existen por supuesto excepciones, pero fue necesario que algunos sellos independientes tomasen la iniciativa para que lentamente comenzaran a aparecer valiosos discos de artistas clásicos argentinos. Por supuesto, no sería razonable pretender que todo lo editado por tales sellos sea bueno y valga la pena. Lo mismo que sucede con los discos de una gran multinacional, es necesario saber buscar y elegir. Por este motivo es que destacamos este reciente lanzamiento del sello Tradition, que sín duda se cuenta entre lo que vale la pena conseguir y escuchar.

Fundado en el año 2000, el Trío Luminar está integrado por tres de las mejores instrumentistas de cámara argentinas: Marcela Magín en viola, Lucrecia Jancsa en arpa y Patricia Da Dalt en flauta travesera. El disco, el segundo editado por el ensamble, ofrece un repertorio variado, que abarca desde cinco piezas de Luis Gianneo y el Poema del pastor coya de Angel Lasala, hasta la Suite popular española de Manuel Moreno Buendía, pasando por Jaques Ibert (Dos Interludios), Arthur Honneger (Pequeña Suite) y Carl Philipp Emanuel Bach (Dos Minués y una Polonesa).

Pero la perla del disco es -no podía ser de otra manera- una sonata de Wolfgang Amadeus Mozart, que en realidad no fue concebida como trío, sino como un dúo para violín y viola, catálogo Köchel 423. La transcripción para esta combinación instrumental, que resulta tan intimista como atractiva, fue elaborada por el compositor húngaro Deszö D'Antalffy (1885-1945). Pero hay que señalar que la instrumentación escogida no resulta en absoluto ajena a Mozart, quien en 1778 compuso un concierto para arpa, flauta y orquesta (K. 299), del cual se hicieron reducciones que de hecho emparentan ambas obras.

Esta sonata a trío se desarrolla en los tradicionales tres movimientos Allegro, Adagio, Allegro. De los cuales hemos escogido, para escuchar aquí, el primero.

Para comprar este disco o conocer más sobre él:
www.cdtradition.com.ar

1 comentario:

Daniel dijo...

Hola, tu sitio me parece muy bueno. Soy tucumano y a través tuyo escuché por primera vez a este dúo formado por un tucumano y una cantante que visita Tucumán muy a menudo.

Lo de Mozart es hermoso, no sabía que tenía un trío con arpa - conozco muy bien el concierto para arpa y orquesta desde mi adolescencia.

Felicitaciones